¿Qué es la Ley de Parkinson?

Imagina que tienes un proyecto que entregar el viernes. Seguramente, hasta ese mismo día no entregarás dicho proyecto porque será entonces cuando, casualmente, lo tendrás completado. Pero… ¿Y si la fecha final hubiese sido el jueves? Seguramente lo habrías terminado entonces. De esto va la Ley de Parkinson.

Una de mis frases favoritas es la siguiente: todos y todas tenemos el mismo tiempo. Es decisión de cada uno cómo lo utilizamos. Si te pones a pensarlo, cuando reflexionas sobre esta frase ganas mucha fuerza. Tu cantante o actor favorito, tu jefa, el director de una multinacional, tus amistades… Absolutamente todos y todas disponemos de las mismas horas cada día pero todos y todas las utilizamos de forma distinta.

La Ley de Parkinson es, a primera vista, muy simple: el tiempo se extenderá hasta que no pueda alargarse más. ¿A qué nos referimos con esto? Como tantas personas, tenemos una lista infinita de tareas pendientes. Si no tenemos un límite temporal en nuestras actividades, estas se alargarán en el tiempo hasta que, por la razón que sea, no puedan alargarse más. Y será entonces cuando esta actividad finaliza. No antes, solo cuando se debía entregar porque alguien ha marcado un fin.

Por este motivo es tan importante poner una data límite a todas nuestras actividades pendientes. Sin un día concreto en el que pongamos punto final a una tarea esta puede alargarse en el tiempo sin ningún motivo. En realidad, cuando le ponemos una fecha de realización a esa actividad, estamos obligándonos a nosotros mismos a cumplir un objetivo. Por otra parte, si la obligación la tenemos con nosotros es muy fácil no cumplir el plazo y alárgalo innecesariamente. Nadie nos obliga a terminar. Nadie nos exige acabar con esa tarea y seguimos sin hacerla.

Por eso en el colegio, en la universidad, o en el trabajo, debemos ponernos nosotros mismos fechas límites para avanzar. Sobre todo y especialmente en el trabajo. ¿Cuántas veces te habrá pasado que arrastres un proyecto hasta que el jefe te dice que has de presentarlo al día siguiente? Mágicamente sacaremos el tiempo de donde sea y lo entregaremos el día siguiente. No es que no lo hiciéramos antes porque el tema carecía de importancia, sino que cuando debemos algo a terceros (profesores, jefes, etc.) nos encontramos con un compromiso que cumplir. Y esa tarea que parecía infinita ya no lo es tanto.

Sabiendo esto, ¿por qué no comprometernos con nosotros mismos para hacer todo lo que tenemos pendiente? Esto ya presenta otros niveles de complejidad, ya que al no haber un límite formal marcado por otras personas, cuesta mucho exigirse a uno mismo. Deberíamos tener la facilidad de hacerlo, ya que de la misma forma que somos tan responsables con las tareas que entregamos a otras personas, con nosotros mismos deberíamos ser aún más exigentes. Se trata de nuestras tareas pendientes. Si son tareas pendientes, será porque son importantes para tu vida… ¿O no? Si siguen pendientes desde hace mucho tiempo igual es momento de eliminarlas, pero esto ya daría para otra entrada.

Cuando algo nos importa de verdad sacamos el tiempo de donde sea para hacerlo. No tener tiempo nunca debe ser la excusa para no hacer lo que realmente nos gusta. ¿Quieres leer y no encuentras el tiempo? Seguramente no tienes tantas ganas de hacerlo. ¿Te gustaría ir más al gimnasio? Si no vas no es porque trabajas mucho o tienes muchos compromisos, seguramente sea porque ahora mismo no es una prioridad para ti. Para las cosas que realmente nos gustan sacamos el tiempo de donde sea. Por todo lo explicado anteriormente es de vital importancia marcarse datas límite para todas nuestras tareas. Sin una temporalidad marcada no esperes terminarlo pronto.

Ahora que conoces la Ley de Parkinson es el momento de mirar detenidamente la lista de tareas pendientes y ponerles un límite temporal a todas. Sigue leyendo sobre esta ley en su entrada en Wikipedia.

¡Si te ha gustado esta entrada consulta también estas sobre tiempo!

Marc Gavaldà
Marc Gavaldà

Chico de 26 años y sumando. Me gusta: la comunicación, técnicas de productividad, gestión del tiempo, viajes, música y más.

Podéis encontrarme en Twitter e Instagram.

¡Deja un comentario!