Menorca en 3 días: Mahón, Ciutadela, Son Bou y más

Si queréis visitar esta isla en pocos días, a continuación, os dejo la ruta que realicé para visitarla en las dos noches que pasé allí. Casi tres días de visita donde tuve la oportunidad de pasearme por las dos ciudades más importantes y algunas de las playas más bonitas y conocidas del territorio. Así aproveche los 3 días en Menorca.


Alguna información importante:

  • ¿Dónde me alojé? Homestay Starbal Villa – 2 noches por 90€.
  • ¿Cuánto costó el vuelo? Ida y vuela poco menos de 100€, con Vueling (desde Barcelona).
  • ¿Cómo me moví? Andando y en transporte público.
  • En TMSA, la web de transportes de Menorca, podrás ver los horarios de autobús.

Teniendo en cuenta que se trataba de mediados de setiembre y que estaba terminando la temporada alta, el precio del vuelo no era exagerado. Me hospedé en el Homestay «Starbal Villa», que reservé pensando que se trataba de un hotel pero resultó ser una casa privada con diferentes habitaciones que se reservaba a turistas. La casa, con un gran jardín y piscina, estaba situada en Es Castell, que es un pueblecito tocando a la capital de la isla. Ideal para ver Menorca en 3 días.

PRIMER DÍA: AUTOBUSES Y MAHÓN

Como he dicho decidí coger el apartamento cerca de la capital por la proximidad al aeropuerto y pensando que, siendo la capital, sería la más bonita y más grande para visitar (me equivoqué). Para ir desde el aeropuerto hasta la capital hay autobuses directos que cuestan 2,65€ y te dejan en media hora en la estación de autobuses de Mahón. En mi caso pasaba la noche cerca de allí así que me quedé en la ciudad, pero si no es el caso podéis coger un autobús que te lleva a Ciutadela desde la misma estación donde estás. Así como también autobuses a diferentes municipios y playas de la isla.

El primer día me sirvió para situarme un poco por Mahón y poco más, preferí irme a descansar pronto para aprovechar el día siguiente al máximo. La capital menorquina te la ves en medio día, no es muy grande y puedes visitarla toda andando de punta a punta de la ciudad sin necesidad de coger autobús ni coche. Algunas cosas que vi durante mi recorrido son la Catedral del Carmen, el Parque Des Freginal (donde dicen tener más de 75 especies vegetales de origen diverso), y el paseo que se recorre por el lado del mar y desde donde puedes ver la Isla de Pinto. Una ciudad que parece más un pueblo y que destaca por su tranquilidad y su paz.

Para comer hay muchos restaurantes con menús a precios asequibles. Decidí comer en L’arpó, donde tenían un menú de 14 euros muy decente. El sitio está justo al lado del mar y tenía una terraza donde poder sentarte y comer al lado del mar, con vistas a la Isla de Pinto. Sitio económico, con clase y con buena comida.

SEGUNDO DÍA: PLAYA DE SON BOU

Tras este primer día por Mahón me decidí por aprovechar el segundo yendo a una de las playas o calas de las que tanto me han hablado. En el apartamento y en el punto de información de la ciudad me aconsejaron la playa de Son Bou así que sin pensármelo mucho allí me dirigí. Para ir a esta playa, como para ir a prácticamente a todos los puntos de la isla, me dirigí a la estación de autobuses donde me planté en esta playa en media hora, aproximadamente, con un autobús (casi) directo. El autobús te deja a 5 minutos andando de la playa (que es la más larga de la isla). Vale la pena aunque pases 3 días en Menorca.

Me habían dicho que esta playa era muy bonita pero, hasta que no llegué allí, no podía imaginarme de lo que me hablaban. No tuve la oportunidad de visitar muchas playas o calas, pero me atrevería a decir que la playa de Son Bou es de las más bonitas de todas. Agua cristalina, sin rastro de suciedad y con la arena finísima. Una preciosidad de paisaje que fue el punto álgido de mi viaje a la isla. Un sitio de ensueño que tengo gravado en la mente.

Justo al lado de esta playa hay una parte nudista, y si sigues más para la derecha, continua esta preciosidad de playa. Si tenéis el tiempo aconsejo pasear por esta maravilla de playa respirando el aire puro. Andando por la parte contraria de la playa, te encuentras con una zona de rocas también muy bonita por la que decidí explorar un poco antes de irme a comer. Para los más aventureros, si optáis por explorar esta parte no lo hagáis con cualquier calzado de playa y poneos unas deportivas cómodas ya que se trata de andar por rocas y no hay un camino marcado para seguir. Por la zona veréis la Basílica de Son Bou, las ruinas de una antigua iglesia.

Para comer fui a uno de los restaurantes/chiringuitos que tienes cerca de la playa, donde te deja el autobús. Si caminas mucho por la parte de la playa o por la de las rocas, hazlo teniendo tiempo porque si te alejas mucho no encontrarás sitios para comer y te tocará volver al punto inicial. Opté por comer en el restaurante Atalis, pidiendo un menú del día correcto, sin mucho a destacar, y económico (15€ más la bebida). El plan era irme después de comer hacía otra playa, pero me quedé tan fascinado por Son Bou que decidí pasarme también la tarde tomando el sol y leyendo en esa fantástica arena blanca. Los buses hacía Mahón son bastante regulares por la tarde.

TERCER DÍA: CIUTADELA, MACARELLA Y MACARELLETA

Finalmente, en mi último día por la isla decidí dirigirme hacía la otra gran ciudad de la isla: Ciutadela. Para ir, me dirigí otra vez a la estación de autobuses de Mahón y cogí un bus directo a esta otra ciudad. Hay dos tipos de autobuses que te conectan Mahón con Ciutadela, uno directo y otro que hace algunas paradas entre las dos ciudades (9 concretamente). El trayecto de este último bus es de una hora aproximadamente, mientras que el exprés te deja en Ciutadela en 45 minutos, aunque sea menos regular que el anterior.

Ya en Ciutadella de Menorca (nombre oficial de la ciudad) me di una vuelta rápida por los sitios más turísticos y por sus calles de piedra. Durante mi rápida visita por la ciudad me pasé por la Plaça des Born, vi la grandiosa Catedral de Santa Maria y paseé por el camí de Baix, por el lado del mar hasta llegar al Castillo de Sant Nicolau, desde donde se ve el Faro de Ciudadela. Seguí andando por el paseo marítimo viendo distintas playas hasta que decidí visitar una de las calas que más me habían recomendado antes de ir a la isla: la cala de la Macarella y su hermana pequeña, la Macarelleta. Parada obligatoria durante mis 3 días en Menorca.

El acceso a estas calas es exclusivo con unos mini-autobuses que se cogen en la Plaça dels Pins. Tuve la suerte de coger la última plaza libre que quedaba en el autobús con el horario que me iba bien, pero se aconseja encarecidamente que, si tenéis pensado ir a esta cala o alguna de las muchas que pueden visitarse desde este punto, se reservé con anterioridad mediante la página web. De esta forma os aseguráis de que tendréis plaza ya que si vais el mismo día sin billete puede que el autobús esté lleno y os quedéis con las ganas de ir. El precio del autobús que va de Ciutdadela a Macarella es de 9€ (ida y vuelta). Se tiene que coger el autobús de vuelta cuando compras el de ida ya que las plazas son muy limitadas. Podéis ver los horarios y comprar los billetes a estas calas en la web mou-t Menorca que os redirigirá a la página web de la compañía de autobuses Torres.

Después del trayecto de 40 minutos desde Ciutadela, el autobús nos dejara en una gran esplanada delante de un camino con el que llegarás la Cala Macarella en 20 minutos. Es el único punto de llegada a la cala y solo puede irse a pie. Después del recorrido y antes de pisar la arena, te toparás con el único establecimiento de comida de la zona, el Restaurante Susy, donde tienen una parte de tapas y bocadillos y otra donde comer platos combinados y similares.

Comí allí y después me dirigí a investigar la popular cala, en los últimos momentos de los 3 días que pasé en Menorca. Primero opté por recorrer el camino que conecta varias calas, de forma que tras pasar la Macarella, empecé el llamado Camí de Cavalls, que es el recorrido que conecta bastantes calas de la zona y que te lleva por medio de zonas de piedra y boscosas, pero con buen camino gran parte del recorrido, aunque haya algunas partes con piedras un poco más problemáticas no hay problema alguno para acceder.

El recorrido de la cala Macarella a la Macarelleta es de unos 20 minutos (esta última tiene parte nudista). Y para llegar a la cala en Turqueta, tendrás que caminar unos 40 minutos más. Se trata de un camino muy tranquilo en el que es importante ir bien equipado con botellas de agua y algo de comida, ya que hasta que no vuelvas a la Macarella no encontrarás ningún establecimiento. Es un camino muy natural en el que podrás desconectar de todo. Desde la Macarella hasta la Cala Turqueta hay unos 3 kilómetres aproximadamente.

En gran parte de estas calas y de este camino no hay cobertura, pero en temporada alta hay bastante gente recorriéndolo así que si viajas solo no debería pasar nada, aunque es muy recomendable ir bien equipado. El camino no da opción a error ya que es un solo sendero, pero por si acaso también está bastante bien indicado con señales que te indican cuánto falta hasta llegar a las diferentes calas. Después de la cala en Turqueta el camino continúa pudiendo ver la cala Es Talaier y, tras esta, las playas de Son Saura del sur. No tuve la ocasión de visitarlas ya que di la vuelta tras llegar a la cala en Turqueta.

Ir a estas calas paradisiacas alejadas del centro neurálgico de la isla no es la mejor idea si no lo habéis planificado con anterioridad y si marcháis el mismo día de la isla, ya que para llegar al aeropuerto desde estas calas tienes que coger el autobús de vuelta a Ciutadella (40 minutos), bajar en la última parada, la Vía Perimetral, para allí coger el autobús que conecta Ciutadella y Mahón (60 minutos) y, finalmente, allí coger el autobús que te deja en el aeropuerto (30 minutos). ¡Así terminé mis 3 días en Menorca!

Algunas curiosidades o cosas a saber sobre el viaje:

  • El viaje desde Barcelona en avión, supuestamente, es de una hora. Pero en realidad se llega a la isla en 30 minutos aproximadamente.
  • No hay restaurantes de comida rápida en prácticamente toda la isla. Hay Burger King en Mahón y Ciutadela, pero no hay Mc Donalds ni Pans & Company en las dos ciudades más pobladas.
  • Recomiendo alquilar coche o moto, aunque con autobús también puedes visitar bastantes playas y calas, pero no es tan práctico ni tan eficaz si estás pocos días en la isla.
  • Si vas en autobús, los billetes se compran directamente dentro de los mismos. Te los vende el conductor y los precios van de 2,65€ (Mahón – aeropuerto y viceversa), 2,55€ (Mahón-Son Bou) o 5,10€ (Mahón-Ciutadela).
  • Si por algún motivo te despistas y no llegas a coger el autobús que conecta la Macarella con Ciutadella (siempre que haya plazas disponibles) podrás coger el siguiente.

Y tú, ¿has visitado Menorca? ¿Tienes pensado hacerlo en breve?

¡Cuéntalo en los comentarios!

Marc Gavaldà
Marc Gavaldà

Chico de 26 años y sumando. Me gusta: la comunicación, técnicas de productividad, gestión del tiempo, viajes, música y más.

Podéis encontrarme en Twitter e Instagram.

¡Deja un comentario!